Etiquetas

, , , ,


Borrar con el codo...

Borrar con el codo…

A una semana del acuerdo “antidespidos” entre el gobierno Nacional y los empresarios, algunas de las 200 empresas que habían firmado el mismo, comenzaron a cambiar de parecer. Dos empresas textiles y un banco – que habían suscrito el compromiso-, fueron acusados  de haberlo roto con despidos y suspensiones, según manifiesta en su portal de noticias iProfesional.

El Presidente, Mauricio Macri, convocó de urgencia el lunes pasado a la cúpula empresarial del país en Casa Rosada, con el objetivo de mostrarse con el respaldo suficiente por parte de los sectores patronales, a fin de plasmar de manera explícita su rechazo a ley de emergencia laboral, impulsada por la oposición en el Congreso. De este modo, logró que firmaran el “Compromiso de empleo“, en donde los ejecutivos manifestaban por escrito  “no tener previstos planes de reducción de personal ni de suspensiones masivas” por 90 días.

A la vista está, que  la tregua duró  un suspiro. El titular de la Asociación Obrera Textil (AOT), José Listo, denunció que TN Platex y Alpargatas “notificaron  suspensiones y posibles cesantías”, el día posterior al respaldo sobre la estabilidad laboral firmado, como el gerente, Teddi Karagozian, de la firma TN Platex, en el que se anunció   que se suspenderá 450 trabajadores entre las provincias de La Rioja, Tucumán y Chaco.

Las ocho plantas de TN Platex,   suman 1.700 empleados, siendo la mayor productora de hilados de algodón del país  ahora afectada por una caída del 25% de la actividad.

También, denunció José Listo, que Alpargatas quiere desprenderse de sus trabajadores eventuales, un total de 450, y que abrirá hasta 70 retiros voluntarios con el fin de reducir personal en sus plantas de La Pampa, San Luis y Catamarca. De ese modo, el gremio apuntó contra Javier Goñi, el CEO de la emblemática fabricante de calzado, que el lunes también se sacó la foto con Macri, a modo de evidente muestra de apoyo por parte de la firma.

La empresa Alpargatas, de capitales brasileños, posee 9 plantas en el país, donde trabajan 4.000 personas. Pero a diferencia de la denuncia realizada por el gremio  de AOT, la directora de Recursos Humanos, Victoria Gayo Zapata,asegura que no violaron el acuerdo ya que, según explicó, el personal eventual no forma parte de la plantilla estable y su tiempo de permanencia está previsto de antemano. Así la empresa puede contar con mano de obra extra en temporada alta -de febrero a agosto- y darla de baja cuando caen las ventas.

“No tiene nada que ver con el acuerdo que se firmó, (los contratos temporales) son cuestiones programadas. El espíritu era no despedir gente, no estamos despidiendo“, dijo Zapata al medio referido.

El Banco Hipotecario también quedó en la mira. La Asociación Bancaria denunció cuatro despidos en la entidad de mayoría accionaria estatal, que es administrada por sus accionistas privados vinculados al grupo IRSA.  El gremio advirtió que la firma “siguió despidiendo”, luego de que el titular del holding, Eduardo Elsztain, suscribiera este lunes el acta-compromiso en Casa Rosada.

El pacto pro empleo generó ruido a poco de andar. Por un lado, el Gobierno no pudo obtener el apoyo del sindicalismo. Pese a que Macri los convocó en paralelo a una cita y les había reservado sillas para el acto, los dirigentes de las CGT lo rechazaron. Por otra parte, los propios ejecutivos admitieron, tal como lo reveló el jueves este medio, que el acuerdo “no cambia nada” y se quejaron, incluso de la desprolijidad.

Según pudo reconstruir el medio, iProfesional, el ministro de Producción, Fernando Cabrera, se reunió con los empresarios en la Rosada, antes de que el Presidente diera su discurso en el Salón Blanco. Allí los invitados estamparon su firma en la carta de compromiso, una fotocopia sin membrete ni sello oficial que muchos directivos leyeron en ese momento por primera vez. Luego, el Ejecutivo sumó el martes la firma de varias cámaras, algunas de las cuales tuvieron que revisar de apuro sus estatutos para confirmar que su adhesión -sin el consentimiento de los afiliados- no violara el reglamento.

Pese a la informalidad del acuerdo, los hombres de negocios reconocen que el propósito de la ceremonia no tenía tanto que ver con la defensa del empleo como con darle un espaldarazo al Gobierno. “Es una desprolijidad total, es un documento que no tiene validez legal si una empresa quiere echar gente y que en realidad fue firmado como un acto simbólico para que (Macri) se sienta respaldado a vetar la ley (antidespidos)”, dijo a este medio un empresario del G6 que el lunes estuvo en la primera fila del Salón Blanco.


Fuente:iProfesional

Anuncios