Etiquetas

, , , , ,


El Gobierno griego ha publicado varios documentos sobre la negociación que ha mantenido con sus socios del euro durante el mes de febrero, entre los que se incluyen los discursos de su ministro de Finanzas, Yanis Varufakis en las reuniones del Eurogrupo, los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro. Entre las concesiones, figuran: respetar los compromisos de pago adquiridos, no aplicar ninguna quita, mantener el equilibrio presupuestario y aceptar una misión de la Comisión Europea para supervisar que Grecia cumpla con los compromisos asumidos. 

Para recapitular, nuestro gobierno está dispuesto a aplicar una extensión de nuestro acuerdo de préstamo hasta finales de agosto (o cualquier otra duración que el Eurogrupo considere oportuno), acordando una serie de condiciones razonables durante la duración de este periodo y el compromiso a una revisión completa y total por parte de la Comisión Europea al final del periodo consensuado;un lapso de tiempo que permitirá a Grecia y a sus socios, diseñar juntos un nuevo Contrato para la Prosperidad de Grecia y el Crecimiento“, aseguró Varufakis, a sus socios del euro en la reunión realizada el pasado 16 de febrero, según los documentos publicados por estas horas.

En términos prácticos, lo que desea Grecia, es seguir recibiendo apoyo financiero del Eurogrupo  cumpliendo solo algunas de las condiciones a las que se comprometió. De hecho, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, anunció en estas últimas horas, sus planes para aprobar la legislación de frenar desahucios y revertir la reforma laboral del gobierno anterior. Estas últimas  medidas declamadas por Tsipras,  son resistidas por el Eurogrupo. Aunque esto ya supone una concesión respecto a sus posiciones iniciales, no fue considerado suficiente por el resto de los ministros europeos actualmente liderado por, Jeroen Dijsselbloem.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras

El primer ministro griego, Alexis Tsipras

Los ministros del euro rechazaron este lunes el plan de Varufakis, decidiendo dar un ultimátum al Gobierno griego para acatar una extensión formal del programa y de sus condiciones. No obstante, mostraron su disposición a sustituir algunas de las medidas acordadas previamente por otras distintas siempre y cuando estuvieran encaminadas hacia el mismo objetivo y siendo “neutras” entre ambas.

En Bruselas se espera que el Gobierno griego pida por estas horas formalmente esa extensión del préstamo de la UE (Unión Europea),  asumiendo solamente una parte de las condiciones. Inicialmente se barajaba la posibilidad de que la petición se realizaría hoy mismo. Falta  ver si esa petición supondrá algún avance sobre las propuestas del 16 de febrero, del mismo modo, que  a sus socios del euro les llegasen a parece un buen punto de partida, convocando a una reunión del Eurogrupo para este próximo viernes, con el objetido  de llegar a un acuerdo. Si no, han amenazado (la UE) con dejar expirar el programa actual, que concluye el 28 de febrero. De ocurrir, Grecia perdería el derecho a reclamar los últimos desembolsos.

El BCE decidió el miércoles ampliar aún más sus préstamos de emergencia a los bancos griegos

BCE

BCE

El Banco Central Europeo (BCE) se ha expedido en la noche del miércoles, dando liquidez de emergencia a los bancos griegos (ELA), frente a la disminución constante de sus depósitos de estos últimos. El techo de esta ayuda, fijado en 65 mil millones el pasado jueves, ha sido elevado ligeramente al 68,3 millones de euros, según una fuente cercana al banco central. El objetivo, es dar aire a los bancos a pesar de los recelos emanadas por la comitiva del Bundesbank.
Por otro lado, Frankfurt quiere impone presión sobre Atenas, para que el nuevo gobierno acuerde en forma rápida con medidas hacia estos acreedores, al mismo tiempo extender un programa de ayudas existentes a cambio de reformas. Este acuerdo depende más que nunca de la suerte de los bancos griegos. Hasta ahora, el BCE ha “mantenido silencio” otorgando dinero de emergencia… Un gesto condicionante.
Aprobada la ampliación de la ELA, que no puede exceder de 15 días, su futuro estaría atada a la continuación del programa de ayuda a Grecia o al menos hacia un acuerdo político entre Grecia y sus acreedores … Esto proporcionaría más garantías para mantener los bancos griegos solventes, siendo requisito previo para que reciban dinero en efectivo como parte de la ELA.
En el Comité Ejecutivo del BCE, Peter Praet, dijo en los últimos días, sobre el carácter necesariamente temporal de la ayuda concedida a los bancos griegos. Y por el lado del Bundesbank, está reservado este mecanismo financiero, porque los bancos griegos usarán el dinero recibido para suscribirse a la deuda emitida por Atenas. Ahora bien, estos valores no sirven de nada si un incumplimiento por parte del gobierno griego ocurriese.
La situación recuerda que el BCE ha hecho hace dos años frente a la crisis de Chipre. En un comunicado difundido en dos líneas aquel 21 de marzo de 2013, la institución dependía de la prórroga de la ayuda de emergencia a los bancos chipriotas a la existencia de un paquete de ayuda para salvar a la isla y concluyó con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

La pregunta: ¿la presión de aque momento en Chipre dará lugar al mismo resultado con Grecia?… ¡Chipre tuvo que aceptar un acuerdo, pero pagando el precio!.

Apareció y dijo…Valéry Giscard d’Estaing: “La entrada de Grecia en el euro en 2001 fue un claro error”

Valéry Giscard d’Estaing

Valéry Giscard d’Estaing

La publicación LesEchos, entrevista al ex Presidente de Francia sobre el crisis griega y si el mismo debería abandonar el Euro como moneda. Valéry Giscard d’Estaing, responde que :El problema está-mal planteado desde el principio. La pregunta fundamental es si la economía griega puede comenzar y prosperar con una moneda tan fuerte que el euro. La respuesta es claramente no. Pero en lugar de centrarse en este contexto, y en respuesta, los europeos se centran en la deuda griega. Por supuesto, es posible aliviar un poco el presupuesto griego, ajustando el nivel de las tasas de interés y plazos de vencimiento. Pero ese no es el punto. Esto no va a resolver el problema fundamental que enfrenta el país.

La propuesta implícita de nuevo gobierno griego supone una devaluación de la moneda. El hecho de que el programa en el que fue elegido es inalcanzable con una moneda fuerte. El sistema productivo de Grecia no puede ser competitivo con el nivel actual del euro. Por lo tanto, no es capaz de poner en práctica su programa económico que incluye el aumento del salario mínimo y la extensión de los beneficios. La entrada de Grecia en el euro en 2001 fue un claro error. Enfatizó su apreciación sobre la realidad griega, el anciano ex mandatario frances.


Fuentes: LesEchos / Expansión mercados

Anuncios