Etiquetas

, , , , , ,


california3

El Estado dorado y la desigualdad del ingreso

La desigualdad se ha convertido en un tema candente. Los activistas más conscientes denominan en lenguaje corriente a la  brecha social entre ricos y pobres de la región como: “El uno por ciento” y el “noventa y nueve por ciento”.

El economista francés, Thomas Piketty, en su libro “Economía de la clase media“, aborda el tema tan controvertido como el de la generación de riqueza y su baja participación en la distribución.  La investigación detallada de Piketty conmocionó algunos: señaló que los Estados Unidos, hoy en día, se caracteriza por un nivel sin precedentes de  desigualdad sobre los ingresos del trabajo (probablemente mayor que en cualquier otra sociedad en un momento en el pasado, en cualquier parte del mundo).

California, por ejemplo, es el Estado con más súper ricos que en cualquier otra parte del país, así como del mismo modo,  también exhibe la tasa de pobreza más alto de EEUU, cuando se toma en cuenta el costo de vida. Las disparidades de ingresos en el estado de California se encuentran entre los más altos del país, superando a lugares como Georgia y Mississippi en términos del coeficiente de Gini (medida de referencia estándar sobre la desigualdad).

california2

Pero no son sólo los extremos – con caídas de salariales y creciente inseguridad-, la clase media también se aprieta, dando  como resultado, nada  bueno para el crecimiento económico: una nueva ola de investigación, incluida la de el Banco de la Reserva Federal de Cleveland, ha sido encontrar que los altos niveles de desigualdad, segregación racial y de clase, están efectivamente asociados a los lentos e insostenible niveles de crecimiento , proporcionando al menos una explicación para el desempeño económico mediocre del estado aludido.

“Hay consecuencias graves cuando las cosas se inclinan demasiado lejos en una dirección, como parece ser el caso de California y la nación. Cada vez más, la desigualdad limita nuestro potencial económico, amenaza nuestra democracia e incluso la esperenza en nuestra perspectiva de vida.”, sostienen los articulistas de Huff Post.

Según el artículo de referencia, ” algunos apuntan a frenar el exceso de riqueza razonable –  el Proyecto de Presupuesto de California  señalado en el 2010, con ingresos de 41 mil millonarios al estado de California, hoy suman casi $ 144 mil millones, siete veces los ingresos necesarios para levantar a todos los californianos de la pobreza-. Pero cualquier solución real también necesita una estrategia más amplia para elevar el piso de los salarios y las normas de empleo; crear  buenos trabajos que incluyan esfuerzos dirigidos a grupos sobre-presentados, y fomentar una nueva visión de crecimiento más inclusivo.”

california1

¿Qué ha pasado desde los “dorados años” a esta parte?

“Durante la mayor parte del siglo 20, el Estado californiano tenía su parte de ricos y pobres, pero eran los valores extremos en ambos lados de una amplia clase media. El “sueño de California” fue el sueño americano con un destino. La gente  no llegaron a la región para encontrar oro y tropezar en riquezas, vinieron  para construir una vida estable, tanto para ellos como para sus familias: una educación prometedora,  buen trabajo, una casa, un coche… De todo el país y alrededor del mundo, los inmigrantes se establecieron en busca de empleo en nuestras fábricas y viviendas sobre nuestras ciudades y suburbios.”  , afirman los articulistas de la nota.

Empleos estables de clase media – y en general el aumento de ingresos – eran la norma.

 

A partir de la década de 1980, los ricos comenzaron a separarse del resto. Entre 1979 y 2012, uno por ciento de California casi se duplicó sus ingresos, aumentando un 189,5 por ciento, mientras que los ingresos para el otro 99 por ciento en realidad cayeron un 6,3 por ciento.

Los responsables del escrido de la nota, Dr. Manuel Pastor (1) y Dan Braun(2), añaden que; “la brecha  tiene muchas causas. California, a través de Silicon Valley, llevó al mundo a la era digital, la productividad aumentó a niveles sin precedentes, pero prácticamente todos los beneficios económicos que fueron a los ‘de arriba’, en parte debido a la espectacular riqueza creada por el sector tecnológico. Tan sólo en los últimos 10 años, las empresas de tecnología de este Estado añaden al menos 23 multimillonarios en la lista de estadounidenses más ricos – Twitter solo se jactó de la creación de 1.600 millonarios durante la noche cuando salió a bolsa hace 15 meses. El estado cuenta ahora con 111 multimillonarios; si fuéramos un país separado, eso nos puso detrás solamente de los EE.UU. y China, y nos atan con Rusia.”

Sostienen también que “por supuesto, el aumento de la desigualdad de ingresos y riqueza podría ser menos objetable si estaba asociado a la movilidad – es decir, si los de abajo tenía una buena oportunidad de llegar a la media o la parte superior-. Pero, aunque seguramente hay historias individuales de éxito que se celebrarán, estas historias son la excepción en una economía donde es más difícil y más difícil para la mayoría de la gente para salir adelante. A pesar de la reputación de Estados Unidos como una tierra de oportunidades, la elasticidad de los ingresos inter-generacionales (una medida de qué tan probable es estar atrapado en el grupo de ingresos en la que te criaste) es mayor en los EE.UU. que en Canadá, Francia, Alemania y los países escandinavos, y sólo un poco mejor que en el Reino Unido o Italia.”

La Educación

Sobre el tema educacional estadounidense señalan que: “parte del problema es que la educación es más importante que nunca. Los datos del Instituto de Política Económica indican que los salarios reales de los estadounidenses con menos de una educación secundaria disminuyó en más del 20 por ciento entre 1979 y 2011, mientras que los salarios de los que tienen un título universitario aumentaron un 12 por ciento y los salarios para los que tienen un avanzado grado aumentó en un 20 por ciento durante el mismo período.

california4

Y añaden a raíz de la política educativa implementada que, “parte del problema de la educación, sigue siendo más importante que nunca. Los datos del Instituto de Política Económica indican que los salarios reales de los estadounidenses con menos de una educación secundaria disminuyó en más del 20 por ciento entre 1979 y 2011, mientras que los salarios de los que tienen un título universitario aumentaron un 12 por ciento y los salarios para los que tienen un avanzado grado aumentó en un 20 por ciento durante el mismo período.”

Al mismo tiempo reconocen los autores de la nota, sobre la imposibilidad de elevar el nivel educativo, constantemente amenazada debido a que “cada vez más de los ricos aseguran el propio futuro de sus hijos mediante la colocación de los mismos en escuelas privadas o en mejor situación que las escuelas públicas; mientras que los pobres se quedan en escuelas con dificultades en las tasas de graduación han caído a niveles de crisis y las tasas de colocación de la universidad sigue siendo significativamente menor“, Para ello dan el ejemplo de que ” en 2012, mientras que el 81,5 por ciento de los Estados Unidos de mayores ingresos que completaron la escuela secundaria matriculados en la universidad en el año siguiente, sólo el 52,1 por ciento de los que eran de bajos ingresos hizo lo mismo”.

El racismo como factor predominante

La “raza” no es un tema menor en el país de las “libertades individuales”. California está arrojando a la banquina en todos los ámbitos y, más precisamente, sobre el desarrollo social . El patrimonio neto promedio de los afroamericanos es sólo el 14 por ciento de los blancos y los latinos solo el 15 por ciento de los blancos. Debido a la insuficiencia de ahorro para el retiro, los afroamericanos y los latinos mayores de 65 años son más de dos veces y media más probabilidades de vivir en la pobreza que los blancos. Y mientras que la educación es importante, no lo es todo: La gente de descendencia no-anglosajona con un título de licenciatura o superior en California siguen ganando cinco dólares menos por hora que sus contrapartes blancos no hispanos.

california5

El sistema capitalista que impera en la mayor potencia del mundo, sigue dando muestras escalofriantes.

Las brechas raciales en EEUU, también se reflejan en las tasas de propiedad de vivienda. Se suele utilizarlas  de manera principal para amasar activos y hacer su futuro a un seguro largo plazo. Sólo el 37 por ciento de los hogares afroamericanos y el 44 por ciento de los hogares latinos son ocupadas por sus propietarios, en comparación con el 64 por ciento para los blancos, en parte porque las comunidades de color estaban tan devastados por la crisis hipotecaria. Pero no es sólo las comunidades de color que son vivienda-desafió: California tiene ahora 10 de los 20 mercados de arrendamiento menos asequibles en el país.

De hecho, el lugar importa también. Los californianos en los barrios más ricos del estado tienen la esperanza de vida casi 12 años adicionales en comparación con los de las comunidades más pobres. La esperanza de vida también varía según el ingreso y la raza. Al llegar a los 65 años, los hombres en la mitad superior de la distribución del ingreso pueden esperar vivir 5,5 años más que aquellos en la mitad inferior de los ingresos. Bebés afroamericanos tienen 2,6 veces más probabilidades que los bebés blancos de morir antes de su primer cumpleaños.

Los síntomas de descomposición mundial del capitalismo ha llegado al corazón mismo de su imperio.


Fuente: HUff Post

(1)Dr. Manuel Pastor es profesor de Estudios y americano Sociología y en la Universidad del Sur de California, donde también se desempeña como Director del Programa de la USC Ambiental y Regional de Equidad (PERE) y Co-Director del Centro de la USC para el Estudio de Integración de los Inmigrantes (CSII).

(2)Dan Braun trabaja con sindicatos, grupos de justicia social y otros que participan en campañas de cambio creativas. Vive en Echo Park, Los Angeles.

Anuncios