Etiquetas

, , , , , ,


cartel monsanto

En el mundo de la economía capitalista, en donde la información nos llega filtrada a través del manejo de grandes corporaciones de los medios de comunicación y el poderío de sus  anunciantes, la pregunta que se desprende es: ¿Quién defenderá nuestro derecho público a saber y  qué  costo deberemos pagar por conservar nuestra capacidad decisoria en base a datos certeros? ¿Y si a esta pregunta,  agregamos la velada connivencia de funcionarios y organismos del estado, en defensa de estos intereses?…

Intentar enmarcar dentro de la ética y la moral el mundo de los negocios, es simplemente una impostura. En nombre de la “libertad de mercado” , se esconde las más siniestras arbitrariedades, en pos del beneficio de unas pocas centenas de familias que representan numéricamente casi al 1% de la población mundial. Ligados a estos, menos favorecidos en igualdad de fortuna (sin embargo nada despreciable, por cierto),  con intereses financieros y empresariales coordinándose en todo el planeta, coexisten otros tantos.

En esta oportunidad, tomaremos el ejemplo puntual de una empresa multinacional y su poderoso  accionar en defensa de unos de sus descubrimientos, elaboración y comercialización del siniestro producto.

La empresa se llama, Monsanto. Su producto: (rBST/rBGH) o POSILAC somatotropina bovina.

El consumo diario de leche, queso, manteca, yogur, crema láctea…¿con pus o antibióticos?

Antes de entrar en la historia de la creación de dicha hormona sintética -interesante por cierto-, déjeme decirle que la inmensa mayoría de nuestro ingesta láctea diaria, se encuentra contaminada por sustancias derivadas de la inyección previa al ganado vacuno.

Las vacas lecheras inyectadas con la hormona sintética sufren altas tasas de mastitis, una infección muy dolorosa a las ubres. De hecho, estudios realizados por la propia Monsanto revelan una incidencia del 80% de casos de mastitis en vacas tratadas con la hormona, las que requieren la administración de antibióticos y otros medicamentos.

mastitis monsanto

La somatotropina bovina (BST abreviada y BST) , también conocida como hormona de crecimiento bovina, o BGH, es una hormona proteica. BST es de origen natural en el ganado, y juega un papel en el crecimiento y desarrollo del organismo. Desde 1994 ha sido posible sintetizar la hormona utilizando tecnología de ADN recombinante para crear la somatotropina bovina recombinante (rBST) , hormona de crecimiento bovina recombinante (rBGH) , o la hormona de crecimiento artificial.

En 1937, la administración de BST se “muestra” para aumentar la producción de leche en las vacas lactantes mediante la prevención de la muerte celular mamaria en el ganado lechero . Hasta los años 1980, hubo un uso muy limitado del compuesto en la agricultura como la única fuente de la hormona era de cadáveres de la especie bovina .Durante este tiempo, el conocimiento de la estructura y función de la hormona aumentado. Monsanto desarrolló una versión recombinante de la BST, nombre de marca Posilac, en 1994 , que se produce a través de una E. coli genéticamente modificada . Un gen que codifica para la secuencia de aminoácidos que componen BST se inserta en el ADN de la bacteria E. coli. Las bacterias se rompen y separan de la rBST, que se purifica para producir la hormona inyectable. Las hormonas del crecimiento asociados con las inyecciones administradas a las vacas lecheras para aumentar la producción de leche se conocen bajo una variedad de condiciones, pero estos términos, en general, se refieren al producto Monsanto. La hoja de datos de Monsanto sobre su producto propietario afirma que , “cuando se inyecta en el ganado lechero, el producto puede aumentar la producción de leche en un promedio de más del 10% en el lapso de 300 días.

posilac Mosanto

Con “el caballo del comisario” al ataque

En Estados Unidos, Monsanto obtuvo la aprobación regulatoria para su BIOTECH PRIMERA , a través de la FDA (Food and Drugs Administration) en 1994, a pesar de fuertes preocupaciones sobre su seguridad. Desde entonces, Monsanto ha demandado a las pequeñas empresas lácteas que anunciaban claramente en sus productos  “libres de la hormona artificial”, como Ben & Jerry helado y  Oakhurst Dairy en Maine. A raíz de la presión de los consumidores en masa, las principales tiendas como Safeway, Publix, Wal-Mart, Kroger, prohibieron en sus supermercados los productos lácteos de marca que contuviesen la controversial hormona genéticamente modificada de Monsanto,  rBGH.

En el año 1997, los periodistas asociados al canal Fox; Jane Akre y Steve Wilson, intentaron denunciar los hechos del uso de la hormona (rBGH) en un programa de la cadena. Fueron amenazados por los abogados de Monsanto. El canal  intentó sobornar a los periodistas para que guardaran silencio, y ante la negativa de estos, finalmente salió al aire la “investigación” (versión de 83 “revisiones”,  bajo  atentas miradas de los abogados de la cadena televisiva).

Jane Akre y Steven Wilson

Jane Akre y Steven Wilson

Jane Akre, en la entrevista para el documental “The Corporations”, comenta en un fragmento de su experiencia en la investigación: “Con Monsanto no me había dado cuenta de lo eficaz que puede ser una corporación para conseguir algo en el mercado. ¡Los niveles de coordinación que tienen!. Poseen profesores universitarios; expertos en su poder y al público en su poder…por su puesto, a la administración (Pública). No nos olvidemos que tienen ‘convencidos’ a los reguladores federales sobre la conveniencia de poner un producto ‘bueno y seguro’ en el mercado… El Gobierno federal se limitó a ponerle un sello antes de salir a la venta: las pruebas de toxicidad para los seres humanos (en la que se basaba la FDA para la aprobación de la hormona en cuestión), se limitó a  experimentos con treinta ratas durante el lapso de noventa días”,  la periodista entrevistada remata irónicamente este hecho cuestionándose si es que “Monsanto entregó unos resultados erróneos a la administración (FDA), o la administración no se molestó demasiado en analizar en profundidad el producto de esta corporación”.

En otro fragmento del documental, The Corporetions, y dentro de los avatares por los que transitaron los jornalistas, describen el nudo central del conflicto: “sacar al aire” un trabajo de investigación que perjudica a uno de los potentes clientes patrocinadores del canal Fox News.

“Rupert Murdoch, quien posee más canales de televisión que cualquier grupo de EEUU, no puede darse el lujo de perder un poderoso auspiciante (Nutrasweet, Aspartamo, etc) como Monsanto, para sus veintidos canales de TV “, dijo el periodista Steven Wilson. Recordó también, cuando el director le pidió que hiciesen los cambios de la investigación en forma guionada por los abogados del canal y, que ante la negativa de Steve, el director en un arranque de franqueza le dijo: ” hemos pagado 3000 millones de euros por esos canales y, nosotros les diremos cuales son las noticias que publicarán. Las noticias son las que decimos que son“.

Durante estos años, los científicos canadienses de salud, examinaron exhaustivamente  las hormonas de crecimiento, llegando a conclusiones diametralmente diferentes a sus homólogos norteamericanos: “La hormona de crecimiento suministrada por Monsanto, no cumplen los requisitos de seguridad. Puede ser absorbida por el cuerpo y, por lo tanto, tener consecuencias para la salud”…

“Misteriosamente, esta conclusión fue eliminada por la versión oficial final del informe publicado. Sabían que había serios problemas potenciales para la salud y, por ello, en Canadá se mantuvieron firmes en no aprobarlo a sabiendas de que no era un producto seguro”, afirma uno de los periodistas entrevistados por el documental.

Un científico canadiense encargado de la investigación denunció en aquellos años y ante el parlamento de Canadá, “haber recibido presiones y coacciones para aprobar productos cuestionables, incluso el rBST”. Luego fue despedido junto a otros dos colegas suyos que se negaron a aprobar la mencionada hormona.

Los periodistas llevaron el caso a la corte, que falló a su favor. Luego, la Corte de Apelaciones de Florida, les negó protección y determinó que los canales de televisión “no tenían la obligación de decir la verdad y podían transmitir, en esencia, realidad o ficción como si fueran noticias”.

Los Estados Unidos es la única nación “desarrollada” en permitir que los seres humanos beban  leche de vacas tratadas bajo hormona de crecimiento artificial con Posilac . Se prohibió su uso en Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón y la mayor parte de Europa, antes del año 2000.

En año 2008 Monsanto vendió el negocio Posilac a Eli Lilly (fabricante de la vacuna contra la polio), en medio de los consumidores y de la industria alimentaria donde siguieron las preocupaciones por el suplemento hormonal inyectada sobre vaca lechera.

En octubre de 2010, un tribunal estadounidense  se pronunció en contra del tratamiento hormonal impulsado por Monsanto, basándose en estudios presentados en donde encuentra una “diferencia de composición” entre la leche de vacas tratadas con RBSG y leche cruda . El tribunal, consideró entonces que los estudios habían demostrado que la leche a base de rBST posee: aumento de los niveles de la hormona que causa el cáncer de IGF-1; calidad nutricional inferior al producido en ciertos momentos de ciclo de lactancia de la vaca; y más pus en la leche (aumenta el recuento de células somáticas), que “hacen que la leche se vuelven amargas más rápidamente y es otro indicador de la mala calidad de la leche .”

vaca monsanto

Por casa, ¿cómo andamos?

El uso del rBGH está permitido en Estados Unidos y Argentina. En cambio, está prohibido en Canadá, en la Unión Europea, Japón, Australia y Nueva Zelanda, como mencionamos anteriormente. Sin embargo, los empresarios argentinos continúan envenenando a la gente…

La Serenisima de Mastellone Hnos.(Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Sancor (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Milkaut (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Williner / Ilolay (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Cooperativa de Tamberos (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Cooperativa tambera Paraná (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
DVH Productos Alimenticios (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Distribuidora San Lorenzo (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Establecimiento La Paulina (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Lacteos Conosur (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Lacteos D’Agovac (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Lácteos Verónica (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Manfrey Cooperativa de Tamberos (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Molfino Hnos (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)
Nestle Argentina (Utiliza leche de tambos industriales que aplican a las vacas lecheras rBGH)


Fuentes:

care2.com / Comunicación popular/BestMeal.info/The Corporations (documental)

Para ampliar el tema ir siguiente link:

Anuncios