Etiquetas

, , , , , ,


(*) Escrito el 16 octubre 2013 en El Libre Pensador

BCRAL

La nueva “bicicleta financiera”

En el portal de Estudio Bein, el 4 de Octubre pasado salió publicado una nota bajo el título  de: “Nueva bicicleta financiera”. En la misma advierte sobre la preocupante y creciente pérdida de reservas del Banco Central de La República Argentina (BCRA) que se viene sosteniendo a ritmo acelerado.

Marina Dal Poggetto y Martín Vauthier, son los autores del informe donde exponen algunos datos más que preocupantes sobre la situación de fragilidad en la que se encuentra la Máxima autoridad financiera Argentina.

Sostienen que pese a que el “cepo cambiario” ha logrado amortiguar una brusca depreciación monetaria, esta medida de contención se llevó a cabo bajo el costo de un aumento acelerado del ritmo devaluatorio de un 42,5% anualizado, que se evidenció claramente en el mes de agosto del corriente año, luego de tratar de mantenerse el organismo Central de forma “neutra” en la intervención en el mercado. En el primer semestre, la moneda  tuvo que acompañar con un 20% de depreciación y, en septiembre tuvo que ceder un 30% más. La consecuencia de estas política fueron una sangría de U$S 42 Millones diarias de las han ido saliendo sobre las alicaídas arcas de BCRA.

Aquellos mecanismos de presión creciente sobre el Banco Central, se consolidaron en el contexto “donde la inconsistencia”  entre: tasa de interés, tasa inflacionaria y ritmo de devaluación oficial del peso, aceleraron la demanda de divisas mientras retraían la oferta monetaria, agudizando de modo directo la relación de la entidad monetaria con el fisco, sobre todos los dólares y pesos que necesitase.

Puesto lo expresado anteriormente en números:

La tasa promedio por adelantos en cuenta corriente, se ubica en rededor del 24%, mientras esta modalidad a “más corto plazo”, en un 17%.

Los descuentos de documentos comerciales, giran cercanos al 20%

Como vemos, estos números están muy por debajo del deslizamiento del tipo de cambio oficial      ( 42,5%).

El informe advierte que en los próximos dos años, entre Nación, Provincia y bonos emitidos en el exterior por el sector privado, ascenderían a U$S 18.000 Millones, representando la mitad del stock de reserva actual. El margen de maniobra del BCRA, sería determinado por su balance; vale decir que el mismo, dependerá de la cantidad de dólares captados por la cuenta capital, el volumen de pesos emitidos y, los incentivos de precios que sostendrían la demanda de la moneda nacional (vía Inflación).

La “bicicleta financiera” circula, conspirando contra la administración  del nivel de reservas, por la tasa de interés negativa en moneda extranjera, de la que aprovechan  los agentes a “fondearse” en moneda nacional para cancelar deudas en dólares; financiar la retención de las cosechas y/o , para anticipar consumos de bienes y servicios importados, como turismo.

Ante la negativa del gobierno nacional de mover las tasas de interés, cercanos a “la pauta de devaluación esperada” (según manifiestan en su nota), es probable que se intente manejar otro cierre de grifo ante la famélica cantidad de divisas.

Reservas Vs. Importaciones

Según la articulista del diario El Cronista, Verónica Dalto, habría otra forma de mensurar las reservas que posee el BCRA, en virtud de los pocos (o, al menos discutibles) datos que brindan desde el Gobierno de Cristina F. de Kirchner, sería a través del ratio Reservas Vs. Importaciones.

Según los datos brindados por la misma  columnista, Argentina en situación de nulidad de accesos a créditos externos, estaría alcanzando el año que viene, solamente para  4,4 meses la totalidad de las reservas del Banco Central para pagar importaciones. En el  2015, año que dejaría sus funciones la actual presidenta, los meses se acortarían a 3,1.

Estos datos son tomados  como base el año 2009, cuando entonces la cantidad de reservas de la entidad oficial llegaba a cubrir 15 meses de importaciones.

El economista, Martin Vauthier, de quien ha extraído sus datos la autora de la nota, aclaró previamente su análisis sobre  la continuidad y sin variación de la política económica del gobierno, basando su óptica en que:

–       El gobierno seguiría usando dólares de reservas para el pago de deuda pública, incluyendo el cupón del PBI del año que viene.

–       Excluye el una posible renovación del Swap con Basilea por U$S 3.000 Millones.

–       Descree un acuerdo con China por un Swap de U$S 5.000 Millones.

–       Argentina no abriría la cuenta capital de balance de pagos, sosteniendo el “cepo” cambiario.

–       No recurrirá a mercados internacionales de deuda.

Bajo estos presupuestos, el economista compara stock de reservas actuales en rededor de U$S 34.500 millones, con el promedio mensual del último año de importaciones, cuando se erogó la friolera de U$S 6.142 millones, de lo que alcanzaría para pagar 5,7 meses.

En su análisis, el economista prevee en el 2014 reservas por U$S 28.500 millones. Según su estudio el saldo comercial argentino rondará  los U$S 10.000 millones, pagando deudas por U$S 5.600 millones y, compras externas de U$S 1.411 milones. Adelanta que bajo este panorama, el país dejará de crecer siendo el ratio, Reservas- Importaciones cercanas al 4,4 meses.

El ciclo de gobierno “Kirchnerista” terminaría, añade Martín Vauthier, con reservas  por U$S 20.500 millones  y el rango, Reservas- Importaciones…. 3,1 meses.

Su desglose sería:

–       Vencimiento del BODEN 2015, por la suma de  U$S 7.700 milones

–       Saldo de la balanza comercial de U$S 9.900 millones, (estimando un alza de un magro 1% de crecimiento)

–       Promedio de importaciones U$S 6.636 millones

Finaliza la columna la autora reconociendo que este tipo de indicador es obsoleto, ya que los mismos fueron utilizados en su momento, cuando los flujos de capitales eran bajos y en condición de restricción externa; el BCRA debía asistir al sector privado para pagar sus compras en el exterior.

Sin embargo, se lo comienza a utilizar debido a la importancia capital que  ha comenzado a trascender la importación de energía para la actividad económica, drenando divisas impensables años atrás.

Si la mayor parte de la energía se importa por medio de ENARSA y CAMMESA*, es porque realmente la importa el estado.

“¿De dónde saca los dólares el estado?…de las Reservas”, agregó Diego Giacomini, economista de la consultora Economía y Regiones. Finalizó diciendo que: “en ningún momento se delineó la política macro-económica con la situación energética”.


*ENARSA (Energía Argentina S.A.). Empresa creada el 29 de Diciembre de 2004, bajo Ley Naciona 25943 y promulgada mediante decreto del Poder Ejecutivo Nacional. 1529/2004. Verwww.enarsa.com.ar.

CAMMESA (Compañía Administradora del Mercado Mayorista S.A). Ver. portalweb.cammesa.com

Fuentes:

Estudio Bein y Asociados

Diario El cronista

Anuncios