Etiquetas

,


 

El primero de Enero del 2013, en la Favela de Jardim Rosana, Paulo Batista do Nascimento, un joven de 25 años, implora por su vida tras ser detenido por un grupo de policías militares. Segundos después es ejecutado a quema ropa de cinco tiros en la cabeza.

El informe de la policía sobre el hecho, concluía con la frase que se repite en Sao Paulo en la mayoría de los casos  durante esta última década: “Resistencia a la policía con resultado de muerte“.

El expediente por la muerte de Paulo tuvo que ser reabierto: un vecino había grabado en vídeo la escena desde un balcón cercano.

Según el reportaje efectuado esta semana por la revista Ponte.org, la Policía Militar de Sao Paulo mató a 10.152 personas entre junio de 1995 y abril de 2014. Los datos provienen del “Sector de Inteligencia” de la propia Policía Militar, y no incluyen los asesinatos realizados por los llamados “grupos de exterminio”, enmascarados que aparecen habitualmente en las favelas tras la muerte de algún agente para tomar venganza.

En Sao Paulo, la policía mata a 1 persona por cada 348 arrestos. En EEUU hay 1 muerto por cada 37.000 detenciones.

La mayoría de las víctimas por parte de la Policía Militar comparten tres características: son negros, son pobres y viven en las favelas de la periferia. Sus muertes son noticia para los grandes canales de televisión brasileños, que con frecuencia son estos sucesos relatados  bajo el manto de sospechas sobre posibles  “historias de crímenes pasionales”.

Atila Roque, el director de Amnistía Internacional en Brasil, afirma que “nuestra policía tiene mucha sangre en sus manos y actúa con total impunidad. Las ejecuciones extra-judiciales son comunes en las grandes ciudades del país”.

Paulo Adriano Lopes baldosa Lucinda , conocido como el coronel de baldosa,es uno de los políticos más populares en Sao Paulo. Antes que concejal, había comandando la ROTA:  fuerzas especiales de la Policía Militar. Cuando fue elegido para ese puesto, ya tenía 36 muertes en su curriculum.


Fuente: : Alberto Sicilia / Sao Paulo

Foto: Reuters

Anuncios