Etiquetas

, ,


Trabajadora metalúrgica

Trabajadora metalúrgica

No tuve tiempo, por problemas personales, de seguir escribiendo en estos días por este medio. No es que no tuviera información u opinión que volcar en este sitio, si no que he terminado el año peor de que lo he comenzado.

Este año transcurrido dejará en lo personal las malditas y profundas huellas  que jamás habría imaginado a lo largo de mi vida. Sin embargo, en el fondo de mi corazón y  espíritu, la lucha “en todos los terrenos” seguirá a fondo…aún desafiándole a mi debilitado cuerpo.

Abrigo la esperanza,  movilizándome a escribir, que en poco tiempo se termine estos penosos e interminables momentos para la mayoría de los “laburantes” y, de una vez por todas, podamos tomar el volante de nuestro destino; sin delegar más en falsos profetas ni en “doctores” , tan proclives a “relatar” historias reñidas con nuestra testaruda realidad.

Fueron muchas décadas perdidas, manejadas por estos individuos; cuyo examen de dirigentes políticos, fueron reprobados  centenares de veces en los hechos concretos como directivos.

Ahora, sería oportuno que los trabajadores comencemos a tomar  manos al asunto en nuestro merecido destino (presente y futuro), defendiendo lo que nos han quitado: el sueño REALIZABLE de vivir dignamente, dejando de mantener para siempre a estafadores y vagos “oligarcas” que llenan sus bolsillos a costa de padecimientos, angustia, precariedad y mentiras.

La “tierra arrasada” que deja cada gobierno que se va es apañada por el otro gobierno entrante, quien escudándose  sobre “la herencia recibida” transfiere hacia los trabajadores – como si fuésemos sujetos “responsables” de los festines realizados por los grandes capitales-, otorgándonos “el privilegio” de ser los   “pagadores seriales”  de  latrocinios ajenos.

Tuvimos toda clase de regímenes de gobierno (militares y “democráticos”), peronistas, en sus distintas variables; radicales, en otras tantas…ni que recordar en casi todo el siglo XX y de lo que va en este, la cantidad de desgracias inconcebibles por las que hemos atravesado.

Confío, que como trabajadores podamos hacernos cargos de tomar las riendas del poder en un lapso histórico breve. La historia (o demás materias) se encargarán de interpretar y analizar los procesos  sucedidos hasta ahora… en la medida que avancemos en la construcción de una sociedad más igualitaria en derechos y oportunidades.

Un abrazo y hasta la próxima.

Anuncios