Etiquetas

,


Image

Los saqueos en la tarde- noche de ayer, en la Provincia de Córdoba, deja muchas más dudas que certezas.

En primer lugar, el auto-acuartelamiento de efectivos policiales en toda la provincia, por reclamos salariales, desde hace días, sorprende no haber sido un tema de (suma) importancia para la gobernación; solamente,  hora después de producidos los hechos conocidos, “dialogaron” con los agentes con propuestas mínimas que, desde el vamos, tendría negativa respuesta.

El Gobernador, José M. De La Sota, tuvo que suspender su visita en Panamá, para dirigirse de Urgencia  hacia la Provincia, por el tenor de la conflictividad y la ausencia de respuesta del Gobierno Nacional ante los insistentes llamados desde el gobierno provincial para ayudar “a poner órden”.

Por otro lado, según informan las autoridades gubernamentales de la Provincia mediterránea, los insistentes llamados de estos funcionarios al gobierno nacional y, en especial al Ministro Capitanich, para el envío de gendarmes con el fin de brindar seguridad, nunca fueron atendidos. El Gobernador, mostró hace minutos una carta enviada al “Sr. Jefe de Ministros, Jorge Capitanich, en donde detalla con nombre y apellido, lo mismo que los números de teléfonos y horarios de llamadas, dando cuenta de la insistencia permanente de la gobernación a solicitar la inmediata intervención de los efectivos gendarmes.

También hace minutos y en conferencia de prensa, apurado por arribar al avión que lo llevaría a Paraguay, Capitanich desmintió llamados del Gobernador cordobés y acusó al mismo De la Sota, de  la situación salarial con la policía al gobernador: Prometió un “monitoreo” de los acontecimientos y dejó en claro que no enviará a la Gendarmería aunque no lo dijo. “Es una cuestión de carácter salarial que compete a Córdoba”, consideró el Ministro chaqueño.

En  medio de todo lo que sucede por estas horas en Córdoba,  los tribunales de Buenos Aires siguen la investigación sobre el caso ” Ciccone”, donde está imputado en la causa el Vice Presidente de la Nación, Amado Boudou.

Varias causas de corrupción (muy cercanas al gobierno), se han presentado en tribunales. Empresarios, de la noche a la mañana, han “sabido” multiplicar sus ingresos…mas les es imposible, demostrar cómo lo hicieron.

Esto también es saqueo…y, es más dinero que un muchachito llevándose algunas cervezas; Con un agravante más: los dirigentes imputados y amigos de estos, botaron la moral con la sociedad y, se ríen de sus fechorías.

No es la falta de policías lo que deja el “campo orégano” a los desmanes; es la ruptura de acuerdo moral de los políticos, “militantes” y arribistas, con el pueblo.

(Mientras escribo la nota, de último momento parecería que llegara un acuerdo por parte de la policía cordobesa, según lo comunicó el abogado de los mismos)

 

 

 

 

Anuncios