El mismo día que  aprobaba en el parlamento luso el controvertido presupuesto para el año próximo, las centrales obreras CGTP y UGT convocaban a la huelga general por 24 hs.

La dificultades de su sistema bancario obligaron al Gobierno de Portugal a solicitar un rescate a la Unión Europea (UE) y al Fondo Monetario Internacional (FMI) de 78.000 millones de euros para evitar la bancarrota de sus bancos en 2011. Como contrapartida, la troika formada por la UE, el FMI y el Banco Central Europeo (BCE), le exigieron emprender una férrea política de austeridad.

El plan presupuestario de austeridad proyecta un recorte del gasto público en torno a los 4.000 millones de euros; elevación  a 40  horas semanales de trabajo, siendo en la actualidad 35 las laborables; recortes del 10% en pensiones y, disminución de salarios brutos para todos los empleados de la administración pública, desde el 2,5% hasta el 12% según la escala salarial.

Según lo expresado por un matutino portugués, este presupuesto implica llevar a cabo las “medidas de contención más fuertes de las realizadas en el país en más de 45 años”.

La medida de fuerza se hizo sentir con fuerza, “sobrepasando las expectativas” de los propios organizadores. Luego de 22 años, ambas centrales lograron aunar la convocatoria, permitiendo de ese modo las manifestaciones masivas en repudio generalizado.

La medida de protesta impactó fuertemente en:

  • Transporte ferroviario, autobuses y metro, con acatamiento cercanos al 90% , según estimaron algunos dirigentes del sector. En el transporte aéreo, la cancelación de los vuelos ha sido del 100%.
  • La planta Volkswagen en Anteuropa, con casi 9000 empleados, así como los astilleros navales de Viana do Castelo, paralizaron totalmente sus actividades.
  • Tanto hospitales como recolección de residuos, por estas horas, dan muestra en los distintos puntos del país su  adhesión a la protesta.
  • La primera refriega de la jornada, según denunciaron los dirigentes, se habría manifestado en la estación del Metro de Cabo Ruivo, Lisboa, donde  los trabajadores  del correo (CTT) habrían sido reprimidos y dispersados con “gas pimienta” por parte de policía.

Arménio Carlos, líder sindical de la CGTP, pidió la dimisión del gobierno y convocatoria a  elecciones anticipadas.Image

Fuentes:

EFE-Liberation-Actualidad Orange-El mundo-Mario Cruz

Anuncios