La sede ateniense de ERT, fue invadida bajo gases lacrimógenos por fuerzas antidisturbios, con el objetivo de desalojar a los trabajadores del medio, quienes habían resistido el cierre de su fuente laboral impuesto por el gobierno Griego.

A momento de la redacción de esta nota, se hallaban aún algunos empleados dentro del edificio realizando un inventario del material de televisión a pesar de la exigencia del fiscal, que abandonen el lugar de inmediato.

En el exterior se encuentran varios diputados del principal partido de oposición, el izquierdista Syriza, que piden entrar al edificio, y a los que se les ha impedido el acceso por la fuerza.

Los diputados calificaron el procedimiento de antidemocrático y, una “nueva muestra de la política autoritaria” del Gobierno.

Por su parte, los trabajadores de ERT han pedido a la población que acuda hasta la sede para “manifestar sus solidaridad” con los antiguos empleados de ERT.

Fuente: Publico.esImage

(Reuter)

Anuncios